Aunque estemos a los extremos del silencio - Claudia Perenzalez