Nada podrá hacer que se detenga - Jesus Gallardo