¿Eres amante del diseño? Entonces querrás conocer estás ciudades Rusas.
Publicado el: 18/06/18

Ekaterimburgo

Cuenta con el que es uno de los estadios más atractivos debido a su diseño que durante el paso de los años ha sido intervenido, ahora una vez más por motivo de la Copa de la FIFA. En él se aprecia la arquitectura y decoración del neoclasicismo soviético, pero sobresale principalmente por tener una buena parte provisional de su gradería por fuera. Además de esta arena, podrás darte una vuelta por sus distintas bibliotecas y museos. Si haces algún recorrido a pie, te toparás con estatuas o esculturas como la de Efim Artamonov (el inventor de la bicicleta), los hermanos Lumiere u otras más peculiares como la del teclado QWERTY o la de Michael Jackson. 

 

Krasnodar

Esta ciudad industrial destaca por su encanto arquitectónico, teniendo como leit motif natural al río Kubán, uno de los más largos en el que se puede navegar. Presume, además, de una de las torres hiperboloides diseñadas por Vladimir Shukhov. Al tomar Red Street, la avenida principal de este lugar, descubrirás el Teatro Aurora y la Galería Krasnodar, el City Botanical Garden y una variedad de fuentes que deslumbrarán por sus luces y sincronía durante la noche. Por último, en octubre de 2017, a un lado del moderno estadio de la ciudad, se creó Краснодар, hoy uno de los parques más impactantes de Europa -cortesía del magnate Sergei Galitski- el cual alberga un anfiteatro, un mirador y una enorme fuente que se convierte en pista de hielo durante el invierno.

 

Nizhny Novgorod

Si no te importa que la primera línea de tranvía rusa tuvo origen aquí, tal vez te llame la atención la existencia de un museo secreto de arquitectura de madera, que bien puede ser considerado como una pequeña ciudad con edificios, iglesias y pozos del siglo XVIII y XIX. Siguiendo el mood intelectual y sin importar los gustos, la opción es ir al moderno planetario o al primero que fue construido, todavía muy popular. Si estás con la actitud de no dejar de ejercitarte en vacaciones, te recomendamos que subas las -casi inifnitas- escaleras Chkalov que van desde Minina Square hasta la cuesta del río Volga. 

 

Kazán

La octava ciudad más poblada de territorio ruso se erige como una mezcla urbana con tintes espartanos. Con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los núcleos de grandes investigadores, científicos, educadores, arquitectos y deportistas del enorme país. Aunque su Kremlin no llega a ser tan espectacular como el de Moscú, su hermosa apariencia le ha llevado a ser declarado como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. Teniendo a la belleza como constante, el Templo de todas las religiones (un espacio cultural tecnicolor creado por el artista Ildar Khanov), el Palacio de granjeros y el centro histórico son otros que presumen de ella, así como las impresionantes vistas que podrás disfrutar desde los puntos más altos de la metrópoli.

 

 

Suzdal

Esta ciudad con encanto pueblerino es una de las más importantes del Anillo de Oro debido a que ha servido como fortaleza para guardar o proteger la arquitectura rusa del siglo XIII al XIX, incluyendo un Kremlin, monasterios, templos de piedra blanca y otros inmuebles de madera. Estos últimos debido a que Suzdal pertenecía al mismo principado que Nizhny Novgorod. Si se busca olvidar por un momento que se vive en el siglo XXI, valdrá la pena el viaje a este escenario de la época medieval. 

 

 

Conoce al artista que sólo puede crear cuando está sonámbulo
Publicado el: 13/06/18

 

 

Muchas personas quisieran tener un talento natural, sueñan con convertirse en grandes artistas, pintores, actores o maestros. La práctica hace al maestro, dicen. Pero hay un hombre que se convirtió en un gran pintor mientras soñaba. Por esa razón Lee Hadwin esconocido como "El Artista Sonámbulo".

 

Nació en Wrexham y se mudó a Denbigh, Gales del Norte, a la edad de tres años. Y desde que era pequeño, alrededor de los cuatro años de edad, ya dibuja dormido, pero no fue hasta su adolescencia cuando sus obras comenzaron a ser más detalladas y más elaboradas. "Dibujé a Marilyn Monroe y por la mañana simplemente miré el dibujo y pensé: '¡Oh, guau!", dijo Hadwin sobre su extraña forma de hacer arte. 

 

Siempre se levantaba con dibujos y garabatos por todos lados, como en las paredes, muebles, periódicos y hasta en su ropa, en los que plasmaba dibujos hechos con crayones, pintura, lápices, etc. "Mis padres me llevaron a los médicos, pero simplemente lo atribuyeron a una forma de caminar dormido porque lo que estaba haciendo era 'simplemente garabatear'. Realmente no pensaron demasiado sobre eso, para ser honestos, y supusieron que era sólo una fase de un trauma ", explicó Hadwin.

 

 

Checa un poco de sus obras:

 

 

 

 

Rimiyoho: pintura en movimiento
Publicado el: 05/06/18

 

 
 
El artista mexicano Fernando Sica ha creado una alucinante experiencia inmersiva de arte digital con proyecciones de 'light painting' realizadas en tiempo real.
 
En 1943 el pintor norteamericano Jackson Pollock tuvo su primera exposición individual en la AoTC Arts of This Century Gallery, espacio curado y fundado por su amiga y mecenas Peggy Guggenheim. Su obra —pilar del expresionismo abstracto— sorprendía por el grado de experimentación que manifestaba y por arriesgarse a innovar el lenguaje pictórico, no desde los temas y técnicas que legitimaron los manifiestos vanguardistas, sino desde una comprensión del pigmento como ente "vivo" capaz de ser un cómplice con el artista y el azar. Así nació el dripping, goteo de la pintura para que sus salpicaduras se distribuyeran libremente a través del lienzo, generando composiciones impredecibles que el artista dirigía con intuición y espontaneidad.
 
 
La noción action painting de Pollock ha influenciado la producción de artistas contemporáneos como Heather Hansen, cuyo trabajo plasma el movimiento puro, la expresión del cuerpo desde la intimidad a través de performances en los que la "pintura" ocurre mientras baila con carboncillos en sus pies y manos, mientras el compás de sus movimientos queda registrado en una tela de grandes dimensiones, convirtiéndolo en el lienzo de su propia presencia, el registro de ella misma. Pero Heather Hansen no sólo ha logrado dibujar la danza, sino también a entender a la acción como creación artística. Esa es su obra.
 
 
Ésta es la inspiración para Rimiyoho, un proyecto que invita al espectador a convertirse en testigo del proceso de realización de una pintura en vivo, que se proyecta además en un mapping sobre grandes escenarios y edificios del espacio público. Sus instalaciones multimedia de light painting destacan por ser pintura en movimiento, una experiencia sensorial a partir de proyecciones de realidad virtual y videos 360 que permiten a los amantes del arte rodearse por piezas creadas exclusivamente para ser experimentadas a través de su presencia.
 
Rimiyoho reinterpreta la pintura como un lenguaje capaz de independizarse del lienzo tradicional y transformarse en una expresión libre de colores mediante cualquier soporte, como sus alucinantes instalaciones y murales que cobran vida en dimensiones que nos rebasan. Así, el grafiti digital creado por Rimiyoho nace de una herramienta digital, pero conserva y respeta la esencia análoga de la pintura: el trazo del dibujo guiado por la intuición.
 


 
 
Su obra se compone de "grafitis botánicos" como nombra al acto de lograr que flores, plantas y jardines crezcan en las paredes, pero también le interesa retar los límites de lo posible y trasladar paisajes acuáticos a la superficie , así como "pintar" mandalas y fantásticas criaturas gigantes que se apropian del espacio. Como artista urbano, mantiene el misterio del anonimato del autor, ya que durante las acciones, Rimiyoho oculta su rostro y se describe como un hechicero de luz misterioso que se comunica y expresa con la luz, pero prefiere mantener su nombre en la sombra para ser libre.