ARTE CALLEJERO
Publicado el: 21/12/18
Comparte:

Murales a pincel: 4 artistas plasmaron el espíritu navideño en los cajeros automáticos de un banco.


Si comparas las dimensiones de un pincel con las de un mural, seguro te preguntarás cómo es que una cosa tan pequeña ayudó a crear algo tan grande. Sin embargo, los pinceles son la herramienta principal de los artistas que buscan incorporar trazos sutiles, texturas y detalles en su obra.


Durante siglos los pinceles han sido protagonistas de las artes visuales y aunque en tiempos actuales se han popularizado otras herramientas, como el aerosol, éstos siguen siendo los favoritos de miles de artistas. Para celebrar esta ancestral técnica, Santander convirtió cuatro de sus sucursales en un enorme lienzo rojo donde talentosos jóvenes plasmaron el espíritu navideño a pinceladas:

1. PANCA

Panca es una artista visual nacida en San Diego, California, quien encontró en las  calles de la convulsa ciudad de Tijuana sus motivaciones y temáticas artísticas. Paola Villaseñor, nombre real de la artista, se ganó su apodo entre los amigos, el desmadre y el desenfreno nocturno que se ambienta con rolas punk.

Su obra visual surfea entre las olas del surrealismo, la ilustración, el erotismo, la felicidad, el caos, la monstruosidad, la rabia y las tonalidades de color pastel. La obra de la Panca es la celebración de un orgasmo sin final. Es el resultado de una obra que no para de cruzar fronteras.



2. JORDI ALÓS

Jordi Alós es uno de esos artistas (diseñador y pintor) mexicanos que ha picado piedra desde sus inicios, a pesar de haber sido rechazado en múltiples convocatorias; no por falta de talento o poca pasión por lo que hace, sino por no pertenecer al selecto grupo de graduados de las escuelas de artes más prestigiadas de la ciudad.

Con un favorable impacto en redes sociales, ante su iniciativa de sacar la pintura de su área de confort y enfrentarla en un ambiente un tanto irrespetuoso y efímero, Jordi decidió dar un paso más e intervenir en vivo  (con aerosol y/o acrílico) las piezas. Una experiencia visual, diferente para cada muro.




3. EBETH ROLDÁN PÉREZ





4. MARÍA ANTONIETA CANFIELD

Su vida pende de tan sólo un par de cuerdas y arneses que ata durante unos 30 minutos a su cuerpo. A rapel, la artista mexicana María Antonieta Canfield se vale de saltos para crear obras de gran formato sobre fachadas de enormes edificios.

A la hora de pintar, a Canfield siempre la acompaña un guía-técnico de rapel. Colocarse el equipo tarda uno 30 minutos. No hay nada más: un muro, botes de pintura, cuerdas y arneses, un abismo de varios metros de altura y ella.

Su primer contacto con el arte comienza gracias a su padre, quien es escultor. Tras el paso del tiempo, ella decidió emprender un viaje a Europa para emprender una formación artística.

La primera parada fue en Italia, donde estudió las técnicas del arte antiguo y restauración de fresco. La segunda escala se dio en Bruselas para formarse en el campo de las artes visuales y contemporáneas, pero terminó odiando las clases. Ella se percató que su verdadera escuela se encontraba en las calles tras convivir con un grupo de grafiteros que estudiaban en el mismo instituto.