Arte y subastas en Colima. ¿Cómo funcionan?
Publicado el: 17/04/15
Comparte:

Arte y subastas en Colima. ¿Cómo funcionan?

“Que levante la mano quien haya ido a una subasta alguna vez”

Hoy en día, el mercado del arte en Colima está mostrando una constante, la realización de subastas de arte, que está muy en boga. Tanto los artistas como los compradores deben conocer aspectos básicos y tener claros sus objetivos al momento de participar en una subasta, para que todos resulten beneficiados.

 Generalmente hablamos del mercado del arte como si fuera uno solo, sin embargo, son dos, con reglas, dinámicas y jugadores diferentes, pero que están íntimamente conectados. El mercado primario, representado por las galerías y ferias de arte, que son quienes exhiben, difunden y venden productos artísticos de reciente producción, de artistas emergentes o consolidados. El mercado secundario, que funciona como una plataforma para aquellas obras de arte de segunda mano, es decir, aquellas que fueron adquiridas en algún momento y que  necesitan ser vendidas de nuevo al mejor postor. Gracias a la competitividad de mercado y a las necesidades de compra-venta se da esta bifurcación y así se distinguen a grandes rasgos. 

Hablando de manera local, en Colima no existe una casa de subastas formal, más bien gente que las organiza con distintos fines, cambiando uno que otro paradigma del mercado secundario, adaptándolo a las necesidades y a la  economía del estado.

Ahora bien, ¿cómo son las subastas en concreto? Generalmente:

Al llegar al lugar, que es una gran sala con sillas para el público y las obras en las paredes, te registras y te entregan una paleta con un numero. Si te interesa comprar una obra, que previamente conoces a través de un catálogo, levantas la paleta para pujar (ofrecer una cantidad arriba del precio de salida).

En un extremo de la sala hay una mesa donde se ubica el martillero, dirigiendo la subasta y anunciando cada pieza, junto con un secretario, quien anota el numero de paleta adjudicado a cada obra. Además hay dos personas que van acercando las obras en turno.

Básicamente la gente levanta su paleta con el número, habiendo casos  donde  se dan piques para ver quien resulta ganador.

Estos aspectos debe considerar el artista:

  1. Si es subasta de beneficencia, analizar la recuperación de los gastos de producción de la obra. Informarse a dónde se van los recursos obtenidos de la venta, así como el destino de la pieza en caso de no venderse.
  2. En cualquier caso, fijar el precio de salida, para que sea una retribución económica justa, dejando un beneficio a los organizadores.
  3. Considerar pros y contras en relación a la proyección que obtiene, ya que es nulo su valor curricular.

Y claro, si eres el interesado en adquirir la obra:

  1. Aprovecha para conocer propuestas artísticas.
  2. Asesórate con especialistas o galeros.
  3. Adquiere las piezas que te atrapen, que te llenen el ojo y no por factores como su precio.

Hay diversos espacios dedicados 100% a la realización de subastas, las más prestigiosas, son Sotheby's y Chriestie's  con diversas sedes en varios países y continentes. También está Bonhams, Morton, entre muchas otras.