Patricia Sánchez Saiffe
Publicado el: 01/07/14

Patricia Sánchez

La creación de imágenes se ve supeditada a la experiencia empírica porque es parte fundamental del proceso creativo y de investigación en las artes plásticas. Patricia Sánchez Saiffe es dibujante, pintora e ilustradora concibiéndose hoy en día como una de las  creativas más prolíficas y activas del occidente de México. La excelente factura de su trabajo plástico que engloba pintura, serigrafía y técnicas mixtas le ha dado prestigio a nivel internacional.

 

Los temas que aborda Patricia tienen que ver con los recuerdos, el manejo del tiempo y las circunstancias vistas a través la percepción infantil, recurso que utiliza con frecuencia. Es también una excelente retratista que ha llevado la figuración hacia el hiperrealismo. Su estudio de la forma y el color es un registro continuo del paso del tiempo, una transición que vista en retrospectiva da fe del flujo continuo de la vida.

 

Patricia Sánchez cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, siendo alumna del Maestro Enrique Monraz. Ha participado en diversas colectivas y exposiciones individuales, dentro de las cuales resalta su participación en la exposición Calamity Jane en el museo de La Poste en París, Francia. También fue una de los nueve artistas invitados en el catálogo de Winsor & Newton en Londres Inglaterra durante 2010. Su obra ha participado a su vez en colectivas dentro de la ciudad de Guadalajara en el Espacio del Arte de Televisa, Ex Convento del Carmen, Cámara de Comercio así como en diversas galerías. Así como exposiciones itinerantes: Mayan Parade, Televisiones Televisa y Heart Parade. Su obra ha sido seleccionada en concursos como Salón de Octubre, Bienal Eulalio Ferrer en el Museo Iconográfico del Quijote en Guanajuato, Gto. Individualmente ha expuesto en Galería Ajolote, Casa Municipal de Cocula, Instituto de Cultura de Zapopan y en Cámara de Comercio de Guadalajara.
Su obra se encuentra en colecciones privadas en Japón, Canadá, Estados Unidos de América, México, Argentina, España y Francia. Recientemente expuso su trabajo en Colima, en la Galería Mónica Saucedo.

 

Patricia SánchezPatricia SánchezPatricia Sánchez

EL CONSUMO DE ARTE. Consumo consciente y responsable.
Publicado el: 02/06/14

 

Consumo de arte

No es un secreto la sobrepoblación de artistas visuales en la actualidad. Crecen en cantidad pero en términos de calidad es dudable. Paralelo a esto, la cultura de consumo de arte está corrompida por fenómenos mediáticos, por consumir lo que está de moda, consumir-desechar-consumir como un proceso irresponsable que sucede no solo en el mercado del arte sino en el mercado actual.

 

El consumo de obra artística debe ser una actividad responsable, ética y consciente. La realidad actual es que la imagen es un producto de consumo, no de primera necesidad, pero como producto tiene gran demanda por parte de públicos específicos.

 

Productores culturales de todas la generaciones están inmersos no sólo en la producción, sino también en su distribución en el mercado a través de ellos mismos, galerías, subastas, incluso hasta en rifas. Aquí es donde inicia la responsabilidad del artista, quién más que ser un productor en serie de imágenes vacuas, deberá hacer uso responsable y ético de sus conocimientos técnicos a la vez de dejar entrever su búsqueda estética individual que tendrá resonancia sin duda alguna en el espectador. Recordemos que la estética no es sinónimo de belleza sino que es la emoción que provoca a partir de su significado simbólico una pieza y que nos atrapa a tal punto de querer poseerla y ahí es donde inicia el proceso de oferta y demanda entre el artista y el consumidor. Irremediablemente si el artista conserva estos principios será una distribución responsable de un producto que será consumido por un público.

 

Los galeristas tenemos la tarea de exigir calidad a los artistas que enfilan nuestro catálogo, ya que somos responsables intermediarios entre el productor y el consumidor, además conocemos mejor que nadie el mercado del arte, incluso más que los mismos artistas. Distribuir y vender obra artística de calidad es una de las premisas que todo galería deben tener, además somos también formadores de públicos ya que al dar a conocer a los artistas también estamos dando información acerca del repertorio técnico, temático y enfoque estético. Asì también promovemos el consumo responsable, ético y consciente entre los compradores de obra artística. 

Por último y no menos importante, siguiendo el curso de la distribución del arte, el consumidor debe escoger la pieza por lo que le provoca, comunica o hace sentir, es decir la experiencia estética que le genere. Para todo público hay creaciones artísticas, las hay de artistas emergentes y de artistas consolidados, podemos escoger entre múltiples opciones donde el consumo de obra artística responsable se lleva a acabo a través de la elección cuidadosa en conjunto con la asesoría del galerista, quien tiene la obligación de dar asesoraría profesional.

 

El consumo es una realidad de nuestra sociedad, lo que debemos fomentar es una cultura de consumo responsable. Consumir por consumir para luego desechar, es una actitud nada productiva. En el mundo del arte no solo el consumidor es responsable sino el artista lleva consigo el deber de crear con alto sentido de responsabilidad y no producir lo que se vende o está de moda. Bien lo dijo Pablo Picasso (Español 1881-1973): Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta.

Consumo de arte       Consumo de arte

Sofía Echeverri
Publicado el: 01/05/14

 Sofía Echeverri


Nada es, todo es apariencia y ésta muta continuamente…

“Me interesa observar el comportamiento humano en situaciones de poder así como la utilización de la ficción en lo que pretende ser realidad, el doble discurso.

Me preocupa la insaciable y aniquiladora estupidez humana que pretende expandirse en el planeta y controlar a la madre naturaleza.”

 

Sofía Echeverri 2013

 

 

El arte contemporáneo está regido por la constante búsqueda de innovación técnica

y temática para reinventar las artes visuales. Un problema común en la praxis artística de hoy por hoy es la nulidad de estética, entendiendo ésta como la capacidad de provocar/evocar alguna emoción. Sin embargo, Sofía Echeverri hace un equilibrio singular entre el uso de técnicas y un excelente soporte conceptual y estético.

 

De su obra pictórica se puede decir que al utilizar óleo y acrílico, técnicas ciertamente tradicionales, desarrolla temas a través de la reflexión y análisis de problemas provocados por la humanidad: extinción animal y el maltrato infantil por ejemplo.

 

En su trabajo gráfico podemos encontrar un montón de variables, el grafito y carboncillo son las técnicas más recurridas por esta artista. Por ejemplo, Saturninos es una serie de dibujos sobre diversas especies de primates fotografiados con posturas pensativas y melancólicas, generando una asociación directa entre la condición humana/primate.

 

La apropiación de imágenes también es propia de Sofía Echeverri, que juega con la imagen para cambiar su significado original, es decir, resignifica. Pueden ser desde imágenes publicitarias hasta obras de arte icónicas de la historia. Algo interesante de su obra es el uso del círculo para generar equilibrio en sus imágenes jugando al mismo tiempo con el color.

 

Para la artista el ser humano va dejando huellas de su pasar por el mundo, generando un registro en el paisaje a través de las modificaciones que hacemos con el uso de los recursos y la domesticación del espacio. Habitar a través de la trasformación implica la construcción de lo plástico y la extinción de las formas naturales, las especies, la infancia. Al mismo tiempo piensa que nuestras costumbres y formas operativas como sociedad se van transformando con el pasar del tiempo. Quedamos en extinción, las tendencias se desvanecen, las modas cambian y todo forma parte de la gran metáfora y condición del ciclo de la vida. No hay nada estático y permanente. Sofía reflexiona en torno a éstas problemáticas, los animales que aparecen al lado de formas geométricas y colores sólidos, nos hablan de la intervención del ser humano en el mundo. Los paisajes que jamás veremos quedan encapsulados en un cuadro, en un dibujo que nos ayuda a reconstruir lo extinto a través de la memoria, de la disolución y el movimiento.

 

Sofía Echeverri estudio en  la Escuela de Artes Plásticas de Guadalajara, Jalisco de 1989 a 1993. Asimismo fue alumna de José Fors, asistió al Mueso de Louvre a un taller de técnicas antiguas y modernas del dibujo e investigación y apreciación de los grandes maestros del dibujo. La serie Extinción, fue realizada bajo el apoyo del FONCA 2004-2005

 

Actualmente se dedica a la producción y presenta exposiciones individuales, Dolorosa belleza recientemente inaugurada en Guadalajara, es un ejemplo de ello. En Colima también ha estado presente continuamente en exposiciones colectivas en la Galería Mónica Saucedo.

Sofía EcheverriSofía EcheverriSofía Echeverri