Vicente Rojo
Publicado el: 18/08/16
Comparte:

                                          

"Cuando yo llegué a México, lo que más me deslumbró fue su luz, su sol y su aire de libertad, yo tenía apenas 17 años y venía arrastrando toda la oscuridad y la crueldad que encarna  una guerra civil, así que desde el primer momento que pisé este país me enamoró, y lo sigue haciendo hasta ahora."

         Vicente rojo nace en Barcelona en 1932, donde estudia dibujo, cerámica y escultura en la Escuela Elemental del Trabajo. En 1949 llegó a México, y no tardó mucho en envolverse en el ambiente de los grandes artistas que estaban en su apogeo.

         Vicente Rojo ha contribuido a la cultura mexicana como pintor, escultor, diseñador gráfico y promotor cultural. Aparte de haber sido fundador de editoriales, colaborado con el INBA en varias ocasiones y haber escrito varios libros acerca de su obra, Vicente Rojo fue uno de los miembros de la Generación de la Ruptura que rompió con la tradición de los grandes muralistas. Participó en los círculos intelectuales de México como uno de los creadores más importantes del abstraccionismo. Su obra, junto con la de otros de sus contemporáneos, es la base de la renovación de la plástica mexicana moderna.

         Durante gran parte de su carrera, Rojo sostuvo la oposición entre lo utilitario y lo estético, lo social y lo personal,  lo comunicativo y lo enigmático, el gesto y la letra.
 "Hoy, en el variado panorama del diseño gráfico, de la industria editorial y de la difusión cultural, Vicente Rojo ocupa un sitio especial. Es el precursor, es el continuador y es el renovador. El gusto esencial, el tacto y el rigor en la aplicación del estilo, son características personales que él ha convertido en aportaciones a nuestro desarrollo cultural" (Carlos Monsiváis).

         La forma de trabajar de Vicente Rojo desde 1965 se ha construido como un trabajo seriado. El artista declara que se pone a trabajar enfrente de quince lienzos simultáneamente, lo llama trabajo en rotación. Plasma formas arquitectónicas como columnas, pirámides y monumentos en escenarios secretos, urbanos y junto al mar. Las formas estáticas y definidas que resultan están frecuentemente asociadas al número cuatro en formas cúbicas y cuadrículas, contrastando con formas curvas como columnas, cilindros y esferas. 

         Su obra se ha mostrado en exposiciones colectivas e individuales por todo el mundo a lo largo de su carrera artística. Le han sido otorgados el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Premio México de Diseño, y la Medalla al Mérito en las Bellas Artes (España). En 1992, la Asociación Internacional Icograda le otorgó el premio de Excelencia en Diseño Gráfico y en 1993, fue designado Creador Emérito por el Sistema Nacional de Creadores de Arte. En 1998 la UNAM le otorgó el Doctorado Honoris Causa.

         Vicente Rojo es el líder por excelencia de la evolución gráfica en México.